Características de los miembros de la 49º Legislatura

Si comparamos los atributos de los miembros de la nueva legislatura con los de la anterior, encontraremos algunos cambios relevantes y algunas llamativas continuidades.  El siguiente gráfico radial compara cinco atributos del Parlamento, de los cuales dos cambian de forma importante (proporción de legisladores del Frente Amplio y experiencia legislativa) y tres mantienen rasgos bastante similares en ambas legislaturas (proporción de mujeres, edad promedio y formación terciaria).

telaraña

Como se señaló antes, la principal alteración reside en la composición partidaria de las cámaras. La bancada del Frente Amplio será algo más pequeña, la de los partidos tradicionales prácticamente igual, surge un cuarto partido relevante (Cabildo) y tres partidos menores (PI, PG y PERI).  La segunda diferencia importante respecto a la legislatura anterior es el nivel de experiencia de los legisladores. El gráfico radial mostraba que el promedio general desciende de 65 a 53 meses. El cuadro 5 muestra que la caída ha sido brusca en ambas cámaras y en los tres grandes partidos. Se destacan el caso de los diputados y senadores del Partido Colorado y el de los senadores del Frente Amplio (121 a 86 meses). El PN presenta un aumento del nivel de experiencia en el Senado pero ello es relativo, pues cuando el 1º de marzo, los senadores Heber, Larrañaga y Javier García pasen a ocupar cargos ministeriales, el promedio descenderá a 114 meses. Por tanto, la caída es generalizada y alcanza a todos los partidos del sistema.

5
Nota: «Todos» indica los valores promedios para los 99 diputados y los 31 senadores.

El gráfico radial mostraba que los otros tres atributos se modifican menos (proporción de mujeres, edad y educación terciaria) pero su apertura según cámara y partido permite ver algunos fenómenos interesantes. El cuadro 6 compara la proporción de mujeres legisladoras entre la pasada y la actual legislatura, mostrando una leve mejora en la Cámara de Representantes y un salto importante en el Senado. Esos avances están asentados en la decisión del Frente Amplio de confeccionar listas paritarias al Parlamento. Obsérvese que este partido avanza 7 puntos porcentuales en ambas cámaras. La otra cara de la moneda son los partidos tradicionales. El Partido Nacional empeoró dramáticamente su representación femenina en la cámara baja pero la mejoró 7 puntos en el Senado. El Partido Colorado bajó a la mitad la proporción de mujeres en la cámara baja y la perdió en el Senado (no hay mujeres coloradas). Por tanto, pese a que los promedios generales para todo el Parlamento mostraban una alteración menor (las mujeres pasan del 20% al 22%), cuando se abren estos datos se puede constatar que la mejora relativa en la representación de mujeres en el Parlamento obedece a la voluntad política expresada por el Frente Amplio.

6

El gráfico radial mostraba que los promedios de edad para las dos legislaturas eran prácticamente iguales (53 en 2015, 52 en 2020). El cuadro 7 muestra que esa igualdad encubre un envejecimiento del Senado (58 a 62 años) y un leve rejuvenecimiento de la Cámara de Representantes (52 a 50 años). Los tres grandes partidos acompañan estos movimientos inversos, aunque el rejuvenecimiento de los diputados del FA y el envejecimiento de los senadores del PN, son un poco más pronunciados que el promedio general.

7

El primer gráfico mostraba que en ambas legislaturas el 50% de los legisladores contaba con un título terciario. Sin embargo, esa situación no es homogénea ni por cámaras ni por partidos. Los diputados ahora son un poco más formados (pasan del 45% al 48%) en tanto los senadores lo son menos (pasan de un 65% a un 50%). Mientras el FA presenta valores muy similares en ambas legislaturas, los partidos tradicionales presentan una importante caída en la cámara alta y una sustantiva mejora entre los diputados.

8

Un año sin mayorías

El año 2017 mostró con claridad cuáles son las principales consecuencias de la pérdida de la mayoría legislativa en el Parlamento uruguayo. En octubre de 2016, el diputado Gonzalo Mujica anunció públicamente su alejamiento del partido de gobierno, lo cual provocó un cambio cualitativo en el proceso legislativo. Esta situación se extendió hasta el mes de setiembre de 2017 cuando Gonzalo Mujica, luego de intensas presiones, renunció a su banca y permitió que el Frente Amplio (FA) recuperara la mayoría perdida.

Recordemos que desde el año 2005, cuando Tabaré Vázquez accede por primera vez la Presidencia de la República, el FA contó con mayoría absoluta de miembros en ambas cámaras. Ese escenario garantizó a los sucesivos gobiernos altos niveles de eficacia parlamentaria (el 76% de los proyectos del Ejecutivo se convirtieron en ley) y un blindaje político para el accionar de sus ministros (el 100% de las 61 interpelaciones realizadas entre 2005 y 2016 culminaron con declaraciones de satisfacción por las respuestas de los ministros).

Datos duros

Los resultados en materia legislativa muestran que la 48° Legislatura (2015-17) ha sido menos productiva que las tres anteriores. Si bien en la presente legislatura se ha presentado un volumen de proyectos de ley algo superior a las dos anteriores (ver gráfico 1), el número de leyes sancionado resulta ser sensiblemente menor (ver gráfico 2). En el presente período se sancionó aproximadamente un 33% menos de leyes que en la legislatura anterior donde el FA contaba con una mayoría en ambas cámaras. Este hecho, sin dudas, representa un cambio sustantivo en los ritmos de productividad parlamentaria.

G1 & G2

El gráfico 3 permite apreciar ese fenómeno desglosado por año. Como podrá apreciarse, la productividad parlamentaria fue inferior a lo esperado ya desde el primer año de la legislatura. Si bien en el segundo año se observó una recuperación, en el tercero se aprueba un tercio menos de las leyes sancionadas en el mismo período en la legislatura previa (118 contra 176). Ese deterioro podría responder a los efectos de la pérdida de la mayoría. Sobre ello, nos extendemos en la siguiente nota…

G3.png